Subscribe to the NEWSLETTER
    • 23 de October de 2012

      Nuevo Producto Sidus : ARÁNDANO

      El arándano (vaccinium corymbosum),  es una planta subarbustiva de la familia de las ericáceas. Procedente de Europa, es muy habitual en los países escandinavos. Se trata de un arbusto que alcanza una altura de 20 a 60 cm con tallos de color verde claro y hojas de hasta 3 cm de longitud. Sus frutos son en baya, de unos 5 mm y con forma redondeada y un sabor muy sutil.

      La fruta con mayor poder antioxidante

      Tiene múltiples propiedades beneficiosas para la salud.  Se destaca por su alto contenido en antioxidantes en especial antocianinas (compuesto de la familia de los flavonoides) que son las responsables de los pigmentos que le dan a los arándanos  su brillante y fabuloso color. También tiene  ácidos fenólicos, gran contenido de fibra,  alto contenido nutricional, es libre de grasas y sodio y bajo en calorías.
      Según Food and Drug Administration (FDA),  el organismo de salud de los Estados Unidos, el arándano es un alimento libre de grasas y sodio. Además, no contiene colesterol y es rico en fibras, vitaminas A, E y selenio. 
      Catalogada dentro de la categoría de “súper frutas”, -es la fruta con mayor poder antioxidante-, por sus características nutricionales y antioxidantes, neutraliza los radicales libres, ayuda a fortalecer el colágeno y combate inflamaciones. Se ha transformado en uno de los aliados de la salud, de origen vegetal, más conocidos en Europa, por su eficacia y seguridad absolutas: es la Fruta del Siglo XXI.
       
      Propiedades
      • - Alto contenido en antioxidantes, en especial antocianinas (compuesto de la familia de los flavonoides)
      - Bajo en calorías.
      - Contiene ácidos fenólicos.
      - Gran contenido de fibra.
      - Alto contenido nutricional.
       
      FLAVONOIDES
      ¿Qué son y qué efectos tienen?
      Se trata de sustancias que no pueden ser producidas por el organismo humano y sólo se obtienen a través de la alimentación. Mejoran y aumentan la actividad metabólica, protegen el sistema cardiovascular y activan una de las enzimas antioxidantes de nuestro organismo (glutation). 
      Si bien hay un gran número de flavonoides, en el arándano encontramos el flavonoide “antocianina”, potente estimulante de la microcirculación que contribuye a fortalecer los capilares y disminuye la permeabilidad de los vasos sanguíneos, previniendo problemas cardíacos.
      Respecto de las antocianinas, poseen la propiedad de conectar fibras de colágeno, fortaleciendo la matriz de colágeno y protegiendo las paredes de los vasos sanguíneos. Así, reducen y previenen la fragilidad capilar y generan una actividad antiinfecciosa urinaria dado que impiden la adhesión de la “Escherichia coli” sobre las paredes celulares del epitelio urinario. Esta bacteria es la responsable del 80% de las infecciones urinarias.
       
      Arándanos y corazón
      Según un estudio realizado por el investigador E. Mitchell Seymour, de la Universidad de Michigan (EEUU) comer arándanos, acompañado de una dieta saludable, protegería de varios factores de riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes, como la acumulación de grasa abdominal y los niveles altos de colesterol y azúcar en sangre.
       
      Además, las propiedades del arándano fueron extensivamente estudiadas por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, que llegó a la conclusión de que uno de sus componentes, conocido como pterostilbeno, es útil en la prevención de enfermedades cardíacas y de la diabetes.
       
      Arándanos y memoria
      Según estudios recientes, la antocianina es un poderoso revitalizador de la memoria y puede revertir su pérdida a causa de la avanzada edad y otros deterioros neurológicos. Además, los antioxidantes contribuyen a mejorar el estado de ánimo así como también a combatir la anemia.
       
      Arándanos y ojos
      De los muchos beneficios para la salud que tienen las propiedades del arándano, la mejora y optimización de la visión es la ventaja más comprobada. Estudios recientes muestran que los compuestos del arándano mejoran ostensiblemente la salud vascular, permitiendo una mayor irrigación sanguínea y, en consecuencia, preservando la salud del ojo.
       
      Diversos estudios realizados por la Universidad de Clemson y el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos han demostrado el efecto positivo del arándano en la pigmentación de la retina y la visión nocturna, así como su capacidad de regeneración contra la inflamación retinal, la degeneración macular, la retinitis pigmentaria, el glaucoma y cataratas. En particular, las antocianinas demostraron su efectiva acción para proteger al ojo y regenerar daños provocados en la retina.
       
      Arándanos y peso
      Nada se compara al poder nutritivo y adelgazante de los arándanos. La principal razón para considerarlo seriamente como base de una dieta es su bajo contenido en calorías y, en particular, azúcares, facilitando la pérdida de grasa durante el ejercicio. Los arándanos son además ricos en fibras y antioxidantes.
       
      Las propiedades del arándano no solo se limitan a su bajo nivel de azúcares. Entre otras cosas, los frutos rojos tienen un alto contenido de fibras, una parte de la planta que nuestro cuerpo no puede digerir. La fibra pasa por el sistema digestivo aportando nutrientes o calorías, pero lo más saludable es que ayuda a eliminar grasas y todo aquello que el cuerpo rechaza, evitando la contracción de enfermedades. Las fibras, además, nos ponen más esbeltos; como éstas permanecen en el estómago por más tiempo que otras sustancias, generando una sensación de saciedad (aun más que el pan blanco), las fibras impiden que sigamos ingiriendo alimentos y engordando en consecuencia. 
       
      Ciertos estudios de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, han afirmado que el consumo de arándanos puede conducir a la reducción de la grasa del vientre.
       
      Arándanos y el sistema urinario
      El primer paso en el desarrollo de las infecciones urinarias ( ITU) es la adhesión de bacterias a las células epiteliales  que tapizan los ureteres, la vejiga y la uretra y que se  adhieren también a   los catéteres ureterales o vesicales  colocados en pacientes enfermos. La bacteria uropatógena más común responsable  del 80%  de las infecciones  extrahopitalarias en el tracto urinario  es la Escherichia coli. La misma causa el 90% de las pielonefritis agudas. La E. coli es una bacteria  gram negativa y la mayoría de ellas poseen fimbrias que son apéndices en forma de vellosidades ( cortas y finas) unidas a las células bacterianas que funcionan como adhesinas. Estas adhesinas son las que se ponen primeramente en contacto con  receptores que se encuentran en la superficie del epitelio urinario permitiéndoles a estas bacterias formar colonias y posteriormente  producir una infección en los riñones ( pielonefritis) y en la vejiga ( cistitis).
       Ciertos compuestos fitoquímicos  como las  proantocianidinas del tipo-A  han sido identificadas en los arándanos como los agentes responsables de inhibir la adhesión de la E. coli a las células uroepiteliales. Estudios recientes demostraron que los arándanos no alteran en forma significativa la acidez de la orina por  la eliminación del ácido hipúrico que lo contiene  ni impiden el desarrollo de bacterias pero sí obstaculizan que las bacterias patógenas se adhieran al tracto urinario previniendo de esta manera las infecciones bajas ( cistitis, uretritis). Esta propiedad  tiene implicancia en las infecciones urinarias recidivantes debido a la resistencia que presentan las bacterias a los antibióticos, a sus efectos adversos y a la necesidad de prevenir infecciones del tracto urinario en poblaciones susceptibles como son los pacientes geriátricos
       
       




© 2014 Sidus S.A. All rights reserved.

Diseño y Desarrollo Powersite